Felipe Amaya

Felipe Amaya

De profesión Arquitecto por más de 25 años, de las entrañas de la Universidad del Atlántico en Barranquilla, región Caribe de Colombia, asesor, consultor, trabajador independiente, gestor de desarrollo y transformación del territorio que me ha hecho ganador del calificativo de Arquitecto de lo social. Funcionario público en Planeación y en Gobierno, experto local de la planificación y el ordenamiento territorial de la Universidad Externado de Colombia, profesional operativo y especiaizado en la construcción de lo público desde una mirada del Desarrollo y la Paz en los Montes de María por 15 años, miembro activo de varias organizaciones sociales y no gubernamentales entre las que detaco ser miembro activo de la Corporación Tejiendo Vidas – Transformando Sentidos en calidad de socio fundador, vicepresidente de la Asociación de Víctimas Constructoras de Paz – AVIMOCONPAZ, Cosejero departamental de Cultura de Sucre como delegado de la institucionalidad de la subregión Montaña.

Realizo estudios de Especiaización en Dirección y Gestión de Proyectos y Maestría en Gerencia de Proyectos como herramientas de crecimiento personal y profesional que trasciendan la capacidad para el aporte a la transformación.

Mi experiencia ha sido un recorrido por diferentes escenarios de la vida pública, privada, social y comunitaria en las que he construido un imaginario de conocimientos y contribuido a la generación de nuevos saberes y construcción de nuevos liderazgos, metodologías de intervención en diferentes grupos poblacionales, formulación y dirección de proyectos, formulación de planes de desarrollo y y de ordenamiento territorial, entre otros aspectos. Eso me lleva a seguir impulsando procesos de transformación a partir de las realidades y de experiencias de vida, desde las dimensiones de los Derechos Humanos, Desarrollo Económico y Sostenible, la Construcción de lo Público y el Tejido Social.

Amante de la construcción de nuevos escenarios de vida, en articulación y trabajo conjunto con actores estratégicos, por más de 20 años he dedicado mi vida a la gestión de territorio para el bienestar y mejor vivir de las poblaciones vulnerables y distintos grupos poblacionales, donde la cultura, el deporte, la música, las tradiciones, las condiciones étnicas, el valor de los abuelos, la espiritualidad personal, entre otros valores significativos de la persona humana, se conjugan y dan como resultado la alegría y satisfacción de las cosas bien hechas.